Home / Medios / Artículos / Franquicias: ¿Por qué invertir en ellas?

Compartir esta noticia

Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir directamente en su bandeja de entrada las noticias legales y fiscales que le puedan ser de utilidad.


Suscríbete
Consulta en línea
Enviar

Franquicias: ¿Por qué invertir en ellas?

recurso

diciembre 2, 2013

La Costa del Sol ofrece innumerables opciones de negocio a pesar de la grave crisis económica que acaece en nuestro país. Una de las más aclamadas y rentables es la inversión en franquicias de éxito. De hecho, durante el primer semestre del año 2013, el número de personan que decidieron invertir en una franquicia en España aumentó un 27% respecto del primer semestre del año anterior. Este incremento es debido, sobre todo, a la situación empresarial actual pues la inversión en franquicias ofrece la seguridad comercial y económica que los “nuevos emprendedores” buscan.

Entre las ventajas más llamativas de invertir en una franquicia está la oportunidad de empezar un negocio cuya red de distribución de productos y servicios ha sido previamente desarrollada e implementada. El inversor se ahorraría los gastos relativos a dicha distribución así como los relativos al equipo de profesionales que debieran encargarse de elaborar el plan de actuación.

Por otro lado, cuando se invierte en una franquicia cuyo prestigio y experiencia es reconocida, el inversor contará con una clientela, y potencial clientela, conocedora del producto o servicio, convencida y confiada en la calidad de aquél y, lo más importante, dispuesta a gastar su dinero en ello. Así, a través de este tipo de negocio se evitan los “principios empresariales” donde el empresario está inmerso en la creación de una red de clientes y público reincidente en el consumo de sus productos.

Bien es cierto que el inversor debe cumplir con ciertos compromisos a los que se obliga contractualmente y que, en cierto modo, coartan su libertad de acción empresarial. Por ejemplo, no podrá establecer o determinar los precios, la imagen o las campañas comerciales de la marca que representa. Además, se requiere la obligación del franquiciado al uso exclusivo de los derechos de propiedad intelectual de la franquicia para el aprovechamiento de ésta.

No obstante, los beneficios de invertir en una franquicia son considerablemente mayores que sus inconvenientes, considerando la situación económica en la que nos encontramos. Uno de los mayores beneficios para el inversor consiste en el deber del franquiciador de facilitarle por escrito, 20 días antes de la formalización del contrato entre ambas partes, información veraz y no engañosa sobre la franquicia, incluyendo, entre otros, datos sobre su estructura, características, experiencia o extensión de red – artículo 3 del Real Decreto 201/2010, de 26 de febrero, por el que se regula el ejercicio de la actividad comercial en régimen de franquicia y la comunicación de datos la registro de franquiciado. De esta manera, el inversor cuenta con la posibilidad de iniciar su andadura empresarial con un informe detallado sobre la idiosincrasia comercial y económica del negocio en el que va a invertir y siendo conocedor de los riesgos que podrían plantearse.

La mejor manera de evitar todo tipo de riesgos es contratando un asesoramiento legal experto y de calidad para que lleve a cabo el estudio de las características del negocio y asesore en la elaboración del llamado “Acuerdo de Franquicia”. Dicho acuerdo es un contrato que obliga y vincula a franquiciador y franquiciado en la relación comercial que van a emprender. Por ello, las partes deben contar con profesionales que les aseguren que las cláusulas y el contenido de este Acuerdo (como son: derechos y obligaciones, responsabilidades, rescisión del acuerdo, etc.) responden a sus necesidades y defienden sus intereses.

Por último, es necesario reseñar que las novedosas medidas empresariales incluidas en Ley de Emprendedores –Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización– aumentan, aún más, las ventajas de inversión en franquicias, entre las que se destacan, en primer lugar, la reducción a 50 euros durante los primeros seis meses para autónomos menores de 30 años, y en segundo lugar, la posibilidad para el autónomo de pagar el IVA una vez que las facturas se hayan cobrado.

Por todo ello, no dudes en contactar con Lexland Abogados si estás interesado en conocer las numerosas ventajas que las franquicias te ofrecen.

 


Apúntate a este evento

Enviar
footer recurso

Política de Cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros, con el fin de mejorar nuestros servicios con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí